Corriente continua - El desafío de la innovación

2Q0A5793

La corriente continua está de vuelta y con un gran éxito. Más de cien años después de “la Guerra de las Corrientes” y el triunfo resultante de la corriente alterna a fines del siglo XIX, los beneficios de la corriente continua han vuelto a ser relevantes hoy en día. Esto se debe a dos factores: la cantidad de electrodomésticos e iluminación LED en los hogares de la población que funcionan con corriente continua y el crecimiento de generadores de corriente continua, incluidas las unidades fotovoltaicas y las unidades de almacenamiento de baterías, que pueden alimentar la corriente continua a la red.

 

La investigación en búsqueda de respuestas

Aunque esta revolución energética  tiene claros beneficios (parte 1), también plantea grandes desafíos. Teniendo esto en cuenta, 15 socios afiliados como Siemens, Bosch Rexroth, Daimler e institutos de investigación como el Instituto Fraunhofer de Ingeniería y Automatización y 11 socios asociados de la industria, incluida LAPP, iniciaron el proyecto de investigación de corriente continua DC- Industrie. El proyecto está siendo financiado por el Ministerio Federal de Asuntos Económicos y Energía de Alemania, el cual cuenta con un presupuesto cercano los diez millones de euros.

¿El objetivo de la DC-Industrie? Crear una red de DC abierta e inteligente en la industria para soluciones de sistemas altamente eficientes con motores eléctricos. La principal preocupación del grupo de investigación es la respuesta a la pregunta de si se pueden alcanzar los objetivos de ahorro de energía previstos en el rango de porcentaje de dos dígitos.

 

Entendiendo los requerimientos

En este contexto, LAPP cree que se trata de querer "comprender mejor los requisitos impuestos a los cables para aplicaciones de corriente continua", como lo expresa Guido Ege, Jefe de Gestión de Productos y Desarrollo de Productos en LAPP. Después de todo, los interruptores y fusibles no son los únicos componentes que deben adaptarse en la conmutación a corriente continua. Los cables para sistemas de corriente continua de alto voltaje, por ejemplo, se ven obligados a soportar la diferente distribución de campo eléctrico entre AC y DC.

Por lo tanto es probable que la vida útil de los cables, sobre todo de los materiales de aislamiento utilizados en la tecnología de AC, no se pueda implementar completamente a la tecnología de DC. Las primeras pruebas de laboratorio indican que los efectos fisicoquímicos sobre el plástico en el aislamiento de los conductores cambian cuando se usan en sistemas de corriente continua. Una posible consecuencia: el aislamiento de los conductores envejecerá más rápidamente. Por lo que vale la pena encontrar soluciones para la vida útil de los materiales de aislamiento a varias temperaturas.

 

Se buscan soluciones innovadoras

Para tener toda la información necesaria sobre las diferencias entre las tecnologías de AC y DC, el Instituto de Pruebas y Certificación VDE ha creado una hoja de ruta de estándares que contiene recomendaciones para las pruebas y ensayos, incluyendo el desarrollo de estándares de productos con protección contra corrientes residuales, la aplicación de estándares EMC armonizados y la instalación separada de circuitos de AC y DC. También se ha definido niveles de voltaje y un código de color para cables de DC.

Oskar Lapp hizo grandes avances con códigos de colores. En la década de 1950, el fundador de la compañía LAPP introdujo los códigos de color convencionales para conductores individuales que todavía se usan en la actualidad. Este ingenio es justo lo que necesitamos en este momento.